www.jorge-guerrero.com

Apuntes > Fotografía>Arquitectura

carretes Para practicar esta clase de fotografía no es necesario equipos complejos, pero sí que será necesario contar con algunos elementos especializados como son los objetivos descentrables o también llamados objetivos de corrección de perspectiva, que permiten el desplazamiento de su eje óptico en sentido vertical y horizontal.

La función de estos objetivos es corregir la perspectiva. Para ver esto, coloca tu cámara sobre un trípode y enfoca a un edificio; para que entre en el encuadre tendrás que inclinar seguramente algo la cámara lo que provocará que las líneas tiendan a converger entre ellas, es decir, como si el edificio tendiera a hacerse cada vez más estrecho cuanto más hacia arriba miramos. Esto es precisamente el defecto de perspectiva que estos objetivos nos permitirá corregir, pues al desplazar el objetivo del centro óptico nos devolverá la rectitud de las líneas y por tanto, obtendremos una perspectiva correcta del edificio.

Por otra parte, captar la estructura externa de un complejo arquitectónico no tiene por qué ser complicado, si bien necesitaremos hacer uso de los objetivos descentrables y de grandes angulares para abarcar un gran espacio, aunque, por supuesto, siempre habrá que tener teleobjetivos para sacar detalles de las fachadas, columnas...

Otro objetivo muy utilizado en arquitectura es el "ojo de pez", que no es ni más ni menos que un gran angular extremo, de hasta 220º de campo visual; son realmente caros, así que lo mejor será alquilarlos. Te será especialmente útil en fotografías de bóvedas, techos, pequeñas salas... además, tienen una profundidad de campo realmente increíble.

Ni que decir tiene que un trípode (con aplomo) y un cable disparador (o sistema similar) son imprescindibles y, ten cuidado con el uso del flash, no conviene abusar de él en interiores, pero puede ser interesante el usar la técnica del flash múltiple, que consiste en dejar la cámara en posición B o T e ir dando ráfagas de flash a lo largo de todo el edificio o del habitáculo; ten cuidado de no disparar más de una vez sobre la misma zona para evitar sobre exposiciones locales y... procura no salir tú en la foto disparando el flash.

Si existe una iluminación aceptable, bastará con usar una película para luz de tungsteno o usar un filtro corrector 80A. En exteriores ten en cuenta que la luz más utilizada suele ser de vapor de mercurio, lo que tiende a dar unos tonos verdosos, así que corrígelo con un filtro magenta CC20M ó CC30M. El uso en exteriores de un filtro polarizador te dará cielos saturados y no afectará a las tonalidades de la fachada.

La fotografía de arquitectura requiere el uso de emulsiones de baja sensibilidad, con un grano muy fino, apenas imperceptible. Esto junto a la necesidad de pequeñas aberturas para disponer de la máxima profundidad de campo nos llevará irremisiblemente a tiempos de exposición largos, que si sobrepasan el minuto, habrá que tener en cuenta el error de reciprocidad en las emulsiones, para ello, mira el tutorial sobre Elección de la película.

Un correcto punto de vista mejorará tu imagen, así que como siempre, dale vueltas al motivo y escoge el punto que prefieras con el ángulo de toma que desees. No te prives, recoge tanto vistas generales como fotos de detalles y experimenta lo que quieras, aprovecha que los edificios son uno de los pocos motivos que ni se mueven ni protestan por las horas de sesión

Y recuerda que en este tipo de fotografía las reglas básicas siguen siendo válidas, en especial la de los tercios, ya está bien de tanta foto geométrica... salvo que sea el tipo que a ti te gusta.

Anterior [1] Siguiente