www.jorge-guerrero.com

Apuntes > Fotografía>El Fotómetro

fotometro

Las cámaras modernas poseen algún tipo de fotómetro incorporado que mide la cantidad de luz de la escena. Los fotómetros dan como exposición correcta un promedio de toda la escena traducidas a un tono medio, es decir, no es más que una medida media de la luz existente.

Esto, que normalmente nos proporcionará imágenes correctas, puede a veces ser causa de errores. Una luz intensa dirigida hacia la cámara o un fondo demasiado luminoso puede darnos una exposición incorrecta. Una forma de guardarnos las espaldas es exponer la misma imagen un diafragma por debajo y otro por encima de lo tomado como correcto.

Seleccionar la exposición exacta es fundamental para lograr imágenes de correctas. Si nuestra cámara es de gama baja/media e incluso siendo de gama alta, tendremos un gran aliado en un fotómetro manual... siempre y cuando sea de calidad, claro. Recuerda que con equipamiento de calidad tendremos mayores posibilidades de obtener imágenes de calidad... pero métete en la cabeza que lo realmente importante e insustituible es el fotógrafo, la cámara sólo es una herramienta de expresión.

Los fotómetros de mano permiten una lectura muy precisa. Para realizar la medición coloca la palma de la mano por encima del sensor a modo de visera, así no se verá "engañado" por luces reflejadas. Los fotómetro pueden dirigirse hacia el sujeto (luz reflejada) o desde éste hacia la cámara (luz incidente). Fíjate que para medir la luz incidente la mayoría de exposímetros poseen una semiesfera traslúcida que es necesario colocar en su posición correcta para realizar ésta medición.

La medición de la luz reflejada es especialmente adecuada cuando deseamos centrar la atención en un sujeto/objeto principal, como por ejemplo en retratos; en éste caso lo realmente importante es la persona y no el fondo. Para ello tomaremos lectura con el fotómetro directamente del rostro, en caso de disponer sólo del fotómetro incorporado de la cámara acercaremos ésta al rostro y así tomaremos la exposición correcta, luego aléjate y compón la imagen tal y como desees.

En situaciones con sombras fuertes y luces brillantes, lo mejor es hacer uso del sistema de zonas (que explicaremos a continuación) si deseamos completa exactitud o mediremos la luz incidente dirigiendo el sensor hacia la cámara con su semiesfera colocada. Igualmente, cuando no existen fuertes contraste, es útil esta técnica, aunque no tendremos a penas cambios si usamos la medición de luz reflejada.

Anterior [1] [2] [3] Siguiente