www.jorge-guerrero.com

Apuntes > Fotografía>Fotografía Macro

Manos a la Obra

En macrofotografía hay que tener siempre en cuenta tres problemas fundamentales:

De esos tres problemas, los dos primeros están íntimamente relacionados, así que son los parámetros a dominar con la práctica.

En primeros planos la abertura es el factor más importante, pues determinará la profundidad de campo que es un punto muy crítico en macrofotografía, y por tanto, los límites de los planos de nitidez. Así que tendremos que aprender muy bien a enfocar y a jugar con la profundidad de campo efectiva.

Una forma de asegurarse un enfoque preciso es diafragmar totalmente el objetivo, aprovechando al máximo toda su profundidad de campo. Aún así, el resultado no será el mismo en escalas de ampliación distintas. Lo mejor es realizar varias fotos a distintos diafragmas.

La mejor emulsión para estos menesteres es la película diapositiva de baja sensibilidad (64, 50 y 25 ISO).

El mejor momento suele ser poco después del amanecer, cuando los rayos son casi paralelos al suelo, pues esta iluminación provocará que el relieve se acentúe y que apenas se produzcan sombras, además, las gotas de rocío que bañan todas las flores a esas horas aportarán frescura a las fotografías. Otro momento es justo un poco antes del crepúsculo, pero deberemos tener en cuenta la dominante rojiza que posee la luz a esas horas.

Busca distintos ángulos para un mismo motivo y no caigas en la comodidad de realizar constantemente encuadres picados. Si es necesario, agrupa las flores o muévelas de posición; llevando una bobina de hilo de coser, podrás amarrar, arrastrar, agrupar y realizar un sinfín de reencuadres (recuerda que son seres vivos, procura no romperlas ni causarles desperfectos), por supuesto, libera luego a las plantas de su atadura.

Un toldo de plástico transparente y un fondo negro portátil (un rollo de cartulina, un cartón pintado, un trozo de tela de cierto peso, etc.) te ayudarán a quitar viento y a disponer de tu propio fondo para aislar aún más al motivo.

Lleva un aspersor o difusor de agua, por si no hay rocío o no se encuentra en donde nos gustaría, de camino podremos bañar las flores para limpiarlas y/o darles brillos a nuestro antojo.

Asegura la toma. Si te has tomado tantas molestias en preparar el motivo, sería absurdo que sólo hagas una foto. Haz al menos tres, probando con distintos diafragmas (al menos uno por debajo y otro por encima), aunque no estará de más realizar mayor número de fotos, tomando medios diafragmas tanto por encima como por debajo.

Con los insectos habrá que ir un poco más en plan de cazador. Es obvio que si te pones a mover la planta o a pulular a su alrededor, lo normall es que terminen por marcharse.

Anterior [1] [2] Siguiente