www.jorge-guerrero.com

Apuntes > Fotografía>Técnicas Básicas

fotografia

El secreto de una buena imagen radica en el saber expresar las ideas que dan sentido al proyecto y eso sólo se logra cuanto mejor sea nuestro dominio técnico. Grábate esta máxima: Lo primero es conocer a fondo las reglas y técnicas... para luego trasgredirlas.

Planos, perspectivas, profundidad de campo, manipulación cromática... todo está al servicio de un diálogo personal entre el autor de la foto y quien la contempla. Si tus fotos no comunican nada al observador, éste no hablará de tu obra.

Primero hay que entender una regla fundamental: La diferencia entre nuestra forma de ver las cosas y cómo las registran las máquinas. La versatilidad de nuestra visión proviene de la unión entre el ojo y el cerebro. Aunque nuestra visión recoge una escena tal y cómo es, nuestro cerebro posee la capacidad de ser selectivo, es decir, centra la atención sobre lo que más nos llama la curiosidad. Es por eso que cuando tomamos una foto o diseñamos una escena luego vemos que no sale tal y como nosotros la vemos. Esto se debe a que las máquinas registran la escena tal y como es, sin "saber" dónde se centra nuestra atención para que salga tal y como la "sentimos".

Nosotros hemos que arreglar la escena para que quede plasmada tal y como la vemos sobre un papel. Una misma vista puede contener cientos de imágenes todas distintas: está el grupo ese de amigos charlando, la chavala del grupo, los ojazos de la chavala... miles de detalles dentro de la misma imagen. Si por ejemplo a nosotros lo que nos llama la atención son los ojazos de la chavala, no nos valdría con hacer una imagen de toda la visión general, sino que tenemos que representar esos ojos para que el observador se encuentre en la misma situación que captó nuestra atención, así podrá sentir lo mismo que nosotros sentimos cuando realizamos la foto. La regla: Aislar el centro de atención de todo aquello que no ayuda a reforzarlo o no aporte nada hacia él.

Para esto existen muchas técnicas, una de ellas es la profundidad de campo. El campo de distancias a las cuales los sujetos tienen una buena definición (nitidez) Se llama profundidad de campo, esto se logra diafragmando.

Las imágenes se logran mediante el control de la luz: la cantidad de luz que dejamos pasar controlando el diafragma del objetivo (marcado con números f) y el tiempo de exposición que demos a la imagen (controlado por la velocidad de obturación). Cuanto mayor sea el número f que seleccionemos (o sea, cuanto más lo cerremos) mayor será la porción de nitidez desde el sujeto hacia el infinito, pero como restamos luz, es necesario compensar con una exposición más prolongada para que esa poca luz actúe durante un intervalo de tiempo mayor. Y viceversa, cuanto menor sea el número f (más abrimos el diafragma) menor será la profundidad de campo, pero habrá que compensar esa enorme cantidad de luz con una exposición menos prolongada que no queme la imagen.

Otro factor muy importante a la hora de planificar la escena es el punto de vista que escojamos. Antes de realizar una foto, es buena práctica el dar "vueltas" al rededor de la escena para descubrir qué punto de vista preferimos.

Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] Siguiente